lunes, 20 de febrero de 2012

Capítulo 4. "El caballero de la armadura oxidada"

LECTURA DEL CAPÍTULO 4

"El Castillo del Silencio"


ACTIVIDAD 8. NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA.

En el Castillo del Silencio, el caballero se ve obligado a escuchar su propia voz y a encontrarse consigo mismo. Inmerso en una gran soledad empiezan a aparecer en él emociones negativas que hacen que el caballero quiera salir de allí cuanto antes. Sin embargo, no puede abandonar sin antes haber aprendido algunas lecciones, entre otras, aceptar que las emociones nos avisan de que algo no va bien.

Crea una pequeña lista de emociones negativas (escríbelas en un lugar visible como una cartulina) y piensa en alguna utilidad que tengan y cómo podrían ser canalizadas. Posibles ejemplos:

Tristeza: Indica que somos sensibles a las cosas que ocurren a nuestro alrededor y que
lo que sucede nos importa. Nos animan a hacer cambios en nuestro entorno en la
medida de lo posible, para encontrarnos mejor.

Decepción: Indica desilusión, que algo que esperábamos no ha llegado. Nos recuerda
una de las lecciones más importantes que aprende el caballero: que seremos mucho
más felices si, en vez de esperar, nos contentamos con lo que somos y tenemos.

Otras emociones negativas: frustración, desencanto, desánimo, miedo, enfando…

 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Y el rey? ¿Teme verse tal cual es?
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué riesgos corren al ponerse frente a su imagen, al descubrir quiénes son realmente?
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué ventajas tiene correr esos riesgos?
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Si tú fueras quien estuviera en el Castillo del Silencio, ¿qué temerías ver de ti mismo? ¿hay algo
que te daría miedo descubrir de ti?
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué te mostraría tu espejo si te pusieras delante de él?
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .




ACTIVIDAD 9. EL VALOR DE VERSE EN UN ESPEJO.

En el Castillo del Silencio, de alguna forma, el caballero tiene que situarse frente a un espejo que refleja su imagen, una imagen que no le gusta y que incluso llega a incomodarle.

Una forma de vernos a nosotros mismos es quedarnos a solas y en silencio. Ese es nuestro verdadero espejo, el que nos permite ser honestos porque no tenemos a nadie delante ante quien aparentar. Sólo estamos nosotros y lo que realmente somos. Responde reflexivamente a las siguientes cuestiones:

¿Qué teme el caballero al ponerse frente “a su espejo”?
ACTIVIDAD 10. LA LEY DEL MÍNIMO ESFUERZO

Cuando el caballero se encuentra con el rey en el Castillo del Silencio da por hecho que le mostrará el camino y que, de esa forma, se ahorrará gran parte del esfuerzo y la incomodidad que supone tener que descubrir las cosas por sí mismo. Esto se conoce como “ley del mínimo esfuerzo”, en la que el objetivo principal es trabajar lo menos posible esperando grandes resultados.

Escribe argumentos que apoyen tu posición en el debate acerca de si las personas somos pacientes o no y a qué edad se suele ser más paciente. Entre todos, podemos pensar qué tipo de cosas se hacen, a veces, en la adolescencia por falta de paciencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada